Basilica de san marcos

Conoce la historia de la Basílica de San Marcos

Cuando estás planeando tu viaje a Venecia, el lugar que seguro anotarás primero en el itinerario es la Basílica de San Marcos, la exquisita catedral bizantina de múltiples cúpulas que se encuentra en la Plaza de San Marcos o Piazza San Marco. Los mosaicos bizantinos dorados que iluminan la catedral le han valido el título de "Iglesia de Oro" o como la llaman los locales, Chiesa d'Oro. Estos mosaicos decoran no sólo la entrada principal de la iglesia, sino también el interior de las cinco cúpulas de la basílica. Esta colosal estructura fue construida en el siglo IX para albergar los restos de su homónimo, el patrón de Venecia, San Marcos. Antes de convertirse oficialmente en catedral en 1807, sirvió como capilla del Palacio Ducal. Gracias a la importancia histórica y brillantez arquitectónica, la Basílica de San Marcos es una de las muestras más icónicas de Italia y una de las mejores atracciones turísticas. 

Historia de la Basílica de San Marcos

La historia de esta basílica no tiene nada de aburrido y, como la mayoría de eventos históricos, comienza también con una aventura. Tal es la historia detrás de la construcción de la Basílica de San Marcos. Las reliquias de San Marcos, que ahora están protegidas dentro de la basílica, fueron sacadas de contrabando de Alejandría, Egipto por comerciantes venecianos en 828. Como el caballo de Troya fue usado como subterfugio por los griegos para entrar en Troya, estos heroicos comerciantes escondieron los restos en un barril de grasa de cerdo. Este secuestro se hizo efectivo cuando el gobernador árabe de Alejandría amenazó con destruir el santuario de San Marcos para usar sus mármoles. Como era de esperar y como parte de una estrategia, los funcionarios de aduanas ni siquiera inspeccionaron el barril ya que la carne de cerdo es muy detestada por los árabes. 

La basílica original, que se construyó dentro del complejo del Palacio Ducal, se quemó en 928 durante una revuelta contra el dux Pietro Candiano IV. La estructura actual fue consagrada en 1071. Si bien la magnífica obra de los arquitectos bizantinos e italianos es evidente en la catedral, su grandeza se acentúa por los famosos cuatro caballos de bronce y la Virgen Nicopea traídos a Venecia desde Constantinopla durante la Cuarta Cruzada, en 1204.

Selecciona tus entradas

Visita guiada sin filas a la Basílica de San Marcos
Acceso sin filas: Visita guiada a la Basílica de San Marcos y al Palacio Ducal + Palacios Reales
Acceso sin filas: Basílica de San Marcos, Palacio Ducal y visita guiada a pie por Venecia
Visita guiada sin filas a la Basílica de San Marcos con paseo en góndola
Acceso sin filas: Basílica de San Marcos con visita guiada a pie por Venecia